Al policía tucumano le habían ofrecido por Marketplace tres iPhone 13 Pro Max por 1100 dólares, pero luego lo emboscaron y lo mataron de ocho tiros

0   71   31/03/2022

Todo comenzó con una supuesta compra de tres celulares iPhone iniciada a través de Marketplace, en Facebook, y terminó con Giuliano Terro, un subinspector tucumano de la Policía Federal Argentina (PFA), asesinado de ocho disparos en la ciudad bonaerense de Ciudadela. Yanina, la novia del oficial, que estaba junto a él al momento del homicidio, contó esta mañana el detalle pormenorizado de cómo los engañaron para llegar a la calle Francisco Madero al 1583 y de qué forma los emboscaron para robarles.

“Amor vamos, por favor, tengo miedo”, le pidió esta joven de 25 años a su pareja cuando vio que la venta se retrasaba. “No nos va a pasar nada, esperemos porque no me voy a ir sin nada”, le respondió él, de 28, antes de morir.
“Me siento tan culpable porque siento que él iba a hacer eso para que yo pueda revender el equipo en Tucumán para el cambiar su celular por uno nuevo. Me siento mal porque yo fui quien hizo el contacto y fue él quien salió mal. Hubiese preferido mil veces que me pase a mí porque él tuvo una vida muy triste, muy trágica”, dijo Yanina, acongojada. Hacía dos años que eran pareja y ya convivían.
En tanto, ya fueron detenidos tres jóvenes por el asesinato a balazos de Terro. Dos de las aprehensiones se efectuaron esta madrugada en el barrio Ejército de los Andes, conocido como “Fuerte Apache”, en esa localidad del partido de Tres de Febrero donde ocurrió el asesinato. En tanto, las autoridades dieron con el tercer sospechoso en Hospital Vélez Sarsfield de la Ciudad, adonde ingresó con una herida de bala, según informó la Agencia Télam.

Yanina, oriunda de Tucumán, estaba con Terro en Villa Lugano porque él había pedido unos días de permiso en la PFA por unos trámites que debía realizar. Tenían pensado volver a su provincia el sábado, pero el policía ya el lunes retornaba otra vez a Buenos Aires para un curso de ascenso.

La joven relató que ella había arreglado la compra de tres Iphone por Marketplace con una mujer, que se mantuvo en un contacto fluido después de que empezaran a hablar, y dijo que no dejó que Terro vaya solo a pagar los equipos y llevárselos.

“En su momento me dio esa cosa de desconfianza porque era un precio muy bajo el que me hacía, ahí me entró la duda. Me quedaba cada Iphone 13 Pro Max en 1100 dólares. Primero había arreglado la compra para uno, después a él se le da por querer cambiar su celular y me dice ‘yo también quiero uno’, y lo hicimos por dos. Al ver que me hacía un súper descuento por otro más, apunté por tres. Lo pactado era pagarle en dólares”, indicó Yanina en Radio Rivadavia sobre cómo fueron los primeros intercambios en Facebook con la supuesta vendedora.

Entonces, Yanina y Terro fueron hasta Francisco Madero 1583 en moto, a pagar los celulares y llevárselos, pero en realidad ese sería el comienzo del momento trágico que vivió finalmente la pareja. “Llegamos a esa dirección, él sube la moto a la vereda y estábamos los dos parados ahí, de frente. Yo, de espalda a la calle; y él, de espalda al domicilio. Cuando le digo a la chica que estoy afuera, ella me dice: ‘Disculpame, no me dijiste que ya venías, estoy en el baño’. Ahí me resultó medio raro. ‘Dos minutos y si no estás nos vamos’, le digo. Yo creo que si alguien quiere hacer una venta no se demora demasiado”, contó la joven sobre la primera escena en ese domicilio donde supuestamente se produciría la compraventa.

A los cinco minutos recibió otro mensaje de esta mujer. “Me dice: ‘Mirá, estoy sola, no tengo quién te atienda. A dos cuadras está mi mamá -que supuestamente era policía-’. Cuando me dice eso lo sentí medio raro y le dije a él: ‘Amor vamos, no importa, porque tengo miedo’. Y él me dice: ‘No, no me voy a venir hasta acá para irme sin nada’”, comentó Yanina. Así, decidieron esperar cinco minutos más y se cruzaron con una mujer que llegó al domicilio donde ellos esperaban. Era una mujer mayor y le digo: ‘Señora, disculpe las molestias. ¿Acá vive Daniela?’. Y la mujer me dice: ‘Acá no vive ninguna Daniela’. Y se va adentro. Yo ya ahí empiezo con esa sensación de que el cuerpo estaba intranquilo”, agregó la joven en relación con las inconsistencias que aparecieron a medida que avanzaba el tiempo.

Atemorizada, Yanina le volvió a decir a su pareja que “por favor” se fueran del lugar. “Me miró y me dijo que no nos iba a pasar nada. Que esperemos cinco minutos más porque no se iba a ir sin nada”, prosiguió en su relato la joven. No transcurrieron ni 10 segundos cuando aparecieron dos hombres que corrían por la esquina. Luego, la mujer divisó un desconocido más.

“Uno fue directamente a mí y los otros dos hacia él”, contó Yanina, que era quien tenía el dinero para la supuesta compra. Precavida, la mujer se había colocado un sobre blanco con papeles adentro del bolsillo y fue eso lo que primero le quitaron los delincuentes. “Me pedían directamente la plata. A él [por la pareja] fueron a forcejearlo y al ver que sacó el arma empezaron a disparar. Ahí fue en el momento que yo me tiré al piso y me escondí detrás de un auto y vi como forcejeaban con Giuliano para aparentemente quitarle el arma”, recordó.

Cuando la víctima se encontraba tirada en el piso alcanzó a disparar aunque ya se encontraba malherido: “Luego, ellos se fueron y yo salí a ayudarlo, a socorrerlo. Cruzó la calle caminando y cayó”.

TEMAS:

COMENTAR

ÚLTIMAS NOTICIAS