¿Quién mató al joven abogado tucumano? ¿Tiene relación a la muerte del recluso en Villa Urquiza?

0   35   23/04/2022

El crimen del abogado que en un principio parecía intento de robo, hoy se sospecha que este vinculado a la muerte de un recluso que extrañamente, tenía en su poder un pendrive que desapareció tras los muros de la cárcel?

Lo mas llamativo es que ambos hechos ocurrieron casi a la misma hora y a pocas cuadras de distancia.

Omar Monteros fue baleado el jueves a las 21 cerca de su casa, en México al 700. Esa misma noche, Leandro José Guzmán era apuñalado en su celda de la unidad 1 del penal de Villa Urquiza, en un horario aún por determinar.

En un principio, se creyó que el supuesto intento de robo y la aparente pelea entre presos, no estaban relacionados, pero nuevos indicios llevan a los investigadores a pensar que existe alguna conexión.

Por un lado, Monteros había ingresado poco tiempo atrás al servicio Penitenciario, donde realizaba tareas administrativas, contratado con el sueldo más bajo del escalafón.

Paralelamente, el joven abogado había retomado el negocio de compra y venta de dólares y joyas de su hermano, fallecido en 2017 en un accidente, cuando viajaba para ver a Atlético en una competencia internacional.

Guzmán, según su viuda, temía por su vida y se lo dijo apenas horas antes de morir. En una llamada telefónica le confió que le habían robado un pendrive y que a raiz de esto tuvo problemas con otros presos.
La mujer sembró de dudas y sospechas del peor tipo la causa, al asegurar que lo mataron dentro de su celda, después de las 21, pese a que a esa hora las puertas de cada recinto deben estar cerradas.

Al abogado no lo mataron ladrones al voleo. Las cámaras de seguridad muestran que lo siguieron y los vecinos aseguraron que su casa ya había sido visitada otras veces por sujetos armados preguntando por él.

Incluso una vecina dijo haber visto a un hombre con problemas para caminar, el mismo que aparece en uno de los videos grabados la noche en que Monteros recibió un balazo que, se cree, no debía haberlo ultimado.

Ese hombre, que habría discutido con un obrero que se encontraba ocasionalmente en la vivienda de los Monteros, trabajaría en el Servicio Penitenciario, siempre según la testigo.

La pericia balística descubrió que el proyectil tiene marcas que indican que fue disparado apuntando al piso, como medida disuasoria, y que de rebote terminó hiriendo mortalmente a la víctima.
La investigación se centra por estas horas en analizar el celular del letrado y en tratar de determinar qué hacía un preso con un pendrive cuando se supone que en la cárcel no tienen como usar este tipo de dispositivos.

TEMAS:

COMENTAR

ÚLTIMAS NOTICIAS